ÉRASE UNA VEZ EN HOLLYWOOD de Quentin Tarantino

ÉRASE UNA VEZ EN HOLLYWOOD [Once Upon a Time in... Hollywood] de Quentin Tarantino

La novena película de Quentin Tarantino, Érase una vez en Hollywood, merece toda una disertación. Una profunda disección de cada una de sus tramas y un análisis de las múltiples referencias con las que el director colma su nueva obra. Referencias no solo a otras de sus películas sino a las trayectorias propias de los actores que aparecen en su último film.

Pero dicho esto, no seré yo la que os destripe y rompa la magia de sentaros en la butaca a contemplar la fantasía que Tarantino nos ofrece durante las dos horas y cuarenta minutos de duración de la cinta. Porque sí, Érase una vez en Hollywood dura casi tres horas y, en algunos momentos, la cinta se vuelve lenta y un tanto pesada para el espectador. A mi parecer le sobran 40 minutitos pero ya sabemos cómo es Tarantino y lo que le gusta recrearse muchas veces en diálogos infinitos y escenas en las que, a priori, parece que no está pasando nada pero que está pasando todo y que son vitales para entender la idiosincrasia del personaje en cuestión.

Érase una vez en Hollywood es un homenaje al cine de los años 60, a las grandes superproducciones, a las estrellas del Hollywood dorado con sus luces y sombras. Al spaghetti western que tanto adora Tarantino, al fascinante recurso del cine dentro del cine que a mí, personalmente, me encanta pero sobre todo es un homenaje a sí mismo, a su universo, a sus personajes y a las conexiones que estos tienen a su vez dentro de sus películas.

Tarantino se ha dado el capricho de recrearse con este film redondo en el que vuelve a reescribir la historia como ya lo hiciera en Malditos Bastardos, y donde introduce a personajes reales como Sharon Tate, Roman Polanski, Charles Manson y “su familia“, Bruce Lee... y los engloba a todos dentro de una trama donde el cine es el verdadero protagonista y donde se aprecia el buen hacer, el amor y la gran cultura cinematográfica y musical que posee uno de los mejores directores de nuestro tiempo.

En cuanto a los protagonistas... sublimes DiCaprio y Pitt que son los pilares que sustentan toda la cinta y que nos sirven como hilo conductor para el desarrollo de las diversas subtramas que emergen a lo largo del metraje. Unas interpretaciones tan diferentes entre sí pero que consiguen el mismo resultado que no es otro que el de maravillar al espectador y hacer que disfrute tanto o más que los actores durante el rodaje.
En cuanto a Robbie, su papel como Sharon Tate enamora al espectador. Volvemos a ver a la Margot repleta de inocencia y candidez que nos recuerda a su primer trabajo en la serie Pan Am quedando alejada de la hipersexualización que sufrió en esa horrible película que fue Escuadrón Suicida.
Aquí en Margot Robbie se vuelve a atisbar a esa adorable joven azafata de la Pan Am de la cual quedó prendado Scorsese y que, tras ver su trabajo le ofreció un papel en El Lobo de Wall Street.
Un motivo más para darle las gracias a Tarantino y para gozar de ese inicio de película donde ya vemos una de las primeras referencias de las que antes os hablaba... ¿os fijásteis en la compañía aérea del avión que aterriza?. Guiño.

Por último... no podía acabar esta breve reseña sin mencionar la banda sonora, que como siempre, es sublime y donde Tarantino nos regala versiones espectaculares de temas como el Mrs.Robinson o el California Dreamin'.

En resumen, la novena película de Tarantino es una obra maestra muy por encima de alguna de sus anteriores cintas así que... si todavía no habéis visto Érase una vez en Hollywood... de verdad, no sé a qué estáis esperando.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *