YULI de Icíar Bollaín

YULI de Icíar Bollaín

Cuando la raza, el inconformismo, la rebeldía y el arte corren por las venas esa persona destinada a hacer historia, y esta historia es la de Carlos Acosta. Primer bailarín negro en triunfar en el Royal Ballet de Londres interpretando algunos de los papeles más importantes concebidos, en origen, para blancos.

La historia de Acosta llega a la gran pantalla de la mano de Icíar Bollaín, que dota a la cinta de ese carácter intimista, sencillo y repleto de emociones que tanto caracteriza a la directora. Con el guión de su inseparable Paul Laverty, el gran tándem formado por ambos se engrandece con la música de Alberto Iglesias y la fotografía de Álex Catalán.

“Yuli” comienza con unos maravillosos planos cenitales de La Habana que nos teletransportan a la isla: a su Malecón, a sus calles plagadas de relucientes coches clásicos, a sus gentes... y al ballet.

Yuli

Es el propio Carlos Acosta quien, desde su compañía de teatro, está inmerso en la creación de una pieza con la que plasmar toda su vida y sus emociones a través de la danza. Este recurso me pareció fascinante y totalmente acertado ya que, a través de numerosos flashbacks se nos comienza a recrear la infancia del bailarín y sus inicios en la danza, volviendo siempre a ella como punto de enlace entre los diferentes capítulos de la vida de Acosta y mostrando los sentimientos que el joven Yuli (nombre de guerrero cubano con el que lo apodó su padre al nacer) desarrollaba y sentía en cada uno de esos capítulos de su vida.

Un viaje introspectivo por medio de la danza a la propia vida de Acosta: a la relación con su padre, a su severa exigencia, a la situación de Cuba, a los colegios, a la danza, a la indaptación, a la soledad...

Icíar Bollaín vuelve dos años después de "El Olivo" con este biopic poco común en su forma de plantearlo, concediendo un regalo a todos los espectadores que se acerquen a las salas de cine. Regalo en forma de nostalgia, de calidez, de mirada íntima de las que atrapa y sumerge en una historia poco conocida para el público general pero que muestra y enseña cómo a veces los sueños se pueden cumplir incluso cuando no quieres que se cumplan.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *