BOHEMIAN RHAPSODY de Bryan Singer

Bohemian Rhapsody_Poster

BOHEMIAN RHAPSODY de Bryan Singer

“NO SERÉ UNA ESTRELLA DE ROCK, SERÉ UNA LEYENDA”

 Esta frase acuñada por el propio Freddie Mercury terminó convirtiéndose en premonitoria años más tarde, y es que por muchas décadas que pasen su nombre y sus canciones siempre irán ligados a su leyenda.

Precisamente de esta leyenda y de la historia que la forjó trata “Bohemian Rhapsody”, un biopic sobre la figura del cantante de Queen: uno de los iconos más grandes de todos los tiempos y una de las bandas de rock más famosas de la historia protagonizada por Rami Malek y dirigida por Bryan Singer.

Nunca es fácil encarar un biopic y menos aún si este trata sobre una figura tan icónica como la de Freddie Mercury, pero lo cierto es que una historia como esta merecía mucho más. Pese a esto no me malinterpretéis, la cinta no está mal (porque una cinta plagada de canciones de Queen que son himnos de toda una vida JAMÁS puede estar mal) y de hecho es una película que hay que ver sí o sí, de verdad, pero la sensación general que deja “Bohemian Rhapsody” es que no es el biopic que Freddie Mercury merecía ni tampoco el que sus fans merecíamos.

El guion en sí es bastante superficial, muchas partes de la historia simplemente se dejan entrever, no se profundiza prácticamente en nada. Asistimos constantemente a ligeras pinceladas sobre su vida y el resultado que llega al espectador es demasiado convencional para una banda y una figura que ejemplifican justamente lo contrario.

Bohemian Rhapsody

Desgranando un poco la cinta, la primera parte nos muestra a Farrokh Bulsara, el joven inmigrante de Tanzania que llega a Londres con su familia huyendo de una guerra de etnias y que sufrirá el estigma del racismo y las burlas por sus dientes. Complejos que se muestran de pasada a través de breves insultos pero que estoy segura que influyeron notablemente en la personalidad del Freddie Mercury que llegaría después.

Formada la banda comienza a forjarse la leyenda de la misma mostrando su grandilocuencia en el estudio de grabación, su absoluta convicción de que iban a hacer la música que querían y sentían suya (aunque la productora no les respaldara) y mostrando que, más que una banda Queen era una familia.

Pero toda esta primera parte de la cinta (hasta bien avanzado parte del metraje) me resultó una exageración, una distorsión de la historia: sobreactuaciones por doquier en las que apenas reconozco al buen actor que sé que es Rami Malek y en las que tampoco veo a Freddie Mercury debido a una hiperbólica forma de ejemplificarlo. La cinta se convierte en una historia plagada de exageración y barroquismo donde la prótesis bucal utilizada por Malek llega a ser desagradable en algunos puntos porque parece que estás asistiendo a una caricatura cutre y burda más propia de un programa de televisión de imitaciones que a un biopic oficial.

Pasado este momento crítico para mí en el que todas mis expectativas y el entusiasmo puesto desde hace meses en la cinta parecen desmoronarse, aparece el verdadero Rami Malek metido dentro de la piel de Freddie Mercury donde ya no distingues a quién de los dos estás viendo en pantalla, donde por fin se aprecia de verdad la importante labor de expresión corporal que ha realizado el actor para encarnar al cantante y donde también se aprecia, por fin, el trabajo del director haciendo una reproducción exacta y maravillosa de la actuación que marcaría un antes y un después en la historia de la banda y del rock: el concierto benéfico Live Aid del 13 de Julio de 1985 en el Estadio de Wembley, que supuso el regreso de Queen tras el fracaso del periplo de Freddie Mercury en solitario que sirvió para volver a unir a la banda y la consagró y elevó a los olimpos de la historia del rock.

Bohemian Rhapsody

Un concierto cargado de simbología para los fans de Queen donde la banda ya conocía que Freddie Mercury tenía SIDA y el cantante sabía que iba a morir pero que, tras una época de excesos de todo tipo, decidió volver a centrarse y pasar el tiempo que le quedaba de vida componiendo, cantando, viviendo al máximo, cumpliendo los sueños que todavía le quedaban pendientes y convirtiéndose en la leyenda que es a día de hoy.

Esta media hora final de la cinta borra totalmente al agrio sabor de boca del inicio y se convierte realmente en el homenaje que Freddie, Queen y sus fans merecíamos.

Bohemian Rhapsody

Al igual que escribió Freddie en la que para mí es su canción más célebre y permitiéndome así hacer una analogía con ella: “Bohemian Rhapsody” comienza a estar a la altura de la leyenda cuando encarada ya buena parte de la historia “mata al hombre poniendo la pistola contra su cabeza y apretando el gatillo”. Es aquí cuando la cinta comienza a brillar, cuando la historia se centra en mostrar al Freddie real, el que tras muchos años se aceptó por fin tal y como era, viviendo su sexualidad al máximo, rompiendo con todos sus complejos físicos, con la educación tradicional que le fue inculcada y se liberó completamente dejándonos su legado para que los simples mortales disfrutemos de su excentricidad, de su magnetismo y de su incomparable talento musical y vocal.

God save the Queen.

La puedes ver en...

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *