EN LAS ESTRELLAS de Zoe Berriatua

En las estrellas

EN LAS ESTRELLAS de Zoe Berriatua

EL CINE COMO TABLA DE SALVACIÓN

Doy fe de que en muchas ocasiones sumergirme en la proyección que me brindaba una sala de cine me hacía olvidar los problemas que tenía en ese momento. Preocupaciones, inquietudes, incertidumbres... todo lo que bullía en mi cabeza se desvanecía durante el tiempo que el proyector permanecía en marcha. Seguro que quienes estéis leyendo estas líneas también habéis experimentado esa sensación alguna vez, y es que el cine para mí siempre ha sido una fuente de ensoñación, de aprendizaje, de libertad y, sobre todo, de pausa.

“En las estrellas” no solo parte de la base de esa idea de la magia del cine como salvación de las garras de la realidad, sino que lo plasma a la perfección en la historia de Víctor y su hijo Ingmar, quienes pese a su precaria situación sobreviven a base de soñar con guiones y decorados para próximas películas que no son más que una quimera. Y todo ello en un marco a veces fantástico y a veces real que es en sí mismo un homenaje a los inicios del cine y a su historia: al gran Méliès y su “Viaje a la Luna”, a Ingmar Bergman y a Chaplin. A los trampantojos  y a ese maravilloso recurso denominado “cine dentro del cine” que me fascina siempre encontrar en las películas. En definitiva, el trabajo de Zoe Berriatua es toda una oda de amor al séptimo arte en mayúsculas que casi que desde “La invención de Hugo” no veía plasmar así en una pantalla, quedando de este modo ambas cintas conectadas a través de la magia de Méliès y la magia de su cine como nexo de unión.

La historia transcurre en plena crisis económica donde Víctor (Luis Callejo), un director de cine especialista en efectos especiales, trata de sobrevivir al paro, a la precariedad y a la muerte de su mujer (Macarena Gómez) enganchado a una botella de Vodka. Sin ingresos económicos, sumido en una depresión y con un hijo a su cargo, solo los recuerdos de otro tiempo y las historias fantásticas que cuenta a Ingmar alimentan el espíritu de Víctor a la vez que lo lastran y condenan al negarse a renunciar a ellos y afrontar la realidad.

A lo largo del metraje Berriatua nos muestra un drama social en toda regla que, combinado con las ensoñaciones de historias fantásticas, las proyecciones de clásicos en un viejo cine que apenas sobrevive debido a la crisis cinematográfica y, sobre todo, a la imaginación de Víctor (la cual trata de transmitir a toda costa a su hijo para dejarle ese legado inmaterial) hacen de “En las estrellas” una cinta absolutamente mágica que recuerda también a “La vida es bella” por la relación de sus protagonistas y el modo en el que el padre intenta lograr que su hijo se evada de la realidad por medio de inverosímiles historias.

Berriatua despliega una infinidad de guiños cinematográficos gozando de libertad absoluta para llevarnos a la Luna combinando así fantasía con drama social y regalándonos a los cinéfilos toda una obra de arte que es su grito de amor al cine de quien lo destila en cada poro de su piel.

La verdadera lástima e injusticia de este tipo de producciones es la de siempre: sin apenas promoción en medios generalistas y con muy poco tiempo en cartel pese a estar presentada por Álex de la Iglesia y producida por su productora, “En las estrellas” no tendrá el reconocimiento que merece y, probablemente, mientras me leáis estas líneas, y si os suscito interés en ella, os daréis cuenta de lo que digo al googlear en qué cines verla y apreciar que solo está en unos pocos y por poco tiempo... así que daos prisa si tenéis ocasión y no dejéis escapar esta propuesta mágica, ya que muy pocas películas conseguirán transmitiros tanto con tan poco.

La puedes ver en...

Madrid

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *