HOTEL SALVACIÓN de Shubhashish Bhutiani

HOTEL SALVACION

HOTEL SALVACIÓN de Shubhashish Bhutiani

Escrita y dirigida por Shubhashish Bhutiani, Hotel Salvación es la ópera prima del joven director que ha cautivado a la crítica, pero, ¿y al público?

Esta comedia dramática narra la historia de Daya, un anciano que vive con su hijo, un oficinista que respira para trabajar, su nuera y su nieta. Sin altercados familiares y con una gran comodidad a Daya se le repite cada noche es mismo sueño, por ello piensa que su hora ha llegado, arrastrando a su atareado hijo a Varanasí, una de las ciudades sagradas del hinduismo y el budismo.

Los dos protagonistas vivirán en un hotel donde el anciano pasará sus últimos días disfrutando de sus compañeros y su hijo.

Si hay una cosa que nos gusta a los seres humanos que vivimos acomodados es que nos vendan y nos enseñen lo bonito de los países subdesarrollados. Por eso mismo nos cautiva el cartel y la sinopsis de una película hindú que relativamente emana espiritualidad, color, belleza y sabiduría, obviando la superpoblación, la contaminación, pobreza y negocio que hay detrás de todo ello. Seguramente por esto la mayoría de nosotros elegiríamos Hotel Salvación para pasar algo más de hora y media adorando lo desconocido, lo exótico, la fantasía. Pero Hotel Salvación no nos va a dar lo que hemos venido a buscar. Hotel Salvación es como los “y si…” que, supongo, nos vienen a todos a la cabeza cuando nuestra vida está llegando a su fin. Hotel Salvación es un quiero y no puedo, donde, sin despreciar en absoluto la belleza natural de la India, el Ganges y su tono dorado innato, los colores no transmiten las emociones esperadas, colorido no significa intenso y es justo la falta de esa intensidad lo que hace del film una paleta de colores pastel sin fuerza ni energía. Hotel Salvación es un quiero y no puedo, que abre la boca para hacer crítica social del país y su situación pero no sale ningún sonido de sus cuerdas vocales. Hotel Salvación está entre la intención de denunciar el negocio que hay montado a costa de la espiritualidad con pequeños gags cómicos y la solemnidad de afrontar la muerte como algo natural e incorpóreo, pero sin llegar a ninguna de las dos cosas.

HOTEL SALVACION

Pretenciosa por no ahondar en la belleza de los temas que expone, pero no define, por querer configurar un proyecto de autor, penetrante y atrayente, que más bien termina siendo superficial y algo insípido, lo mejor de Hotel Salvación son pequeños detalles técnicos, contraluces, zooms tan sutiles que apenas se puede apreciar el movimiento y ver a una pareja de actores, Adil Hussain y Lalit Behl, tan entregados en su trabajo, haciéndonos creer la relación padre e hijo, con momentos conmovedores, entrañables y cómicos, arrojando una exhalación de luz al film. Salvando a Hotel Salvación.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Maia Roig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *