BORG McENROE de Janus Metz Pedersen

borg mcenroe

BORG McENROE de Janus Metz Pedersen

Para los amantes del tenis o, simplemente, para aquellos y aquellas que tengan un poco de cultura deportiva es de sobra conocida la legendaria historia de dos de los tenistas más grandes de la historia, cuya rivalidad y diferencias de estilo y carácteres marcaron un antes y un después en la historia de los Grand Slam en la década de los 80. Hablo del sueco Björn Borg y del americano John McEnroe.

Quizás siguiendo la estela de cintas como “Rush” que cuenta los duelos sobre el asfalto entre Nicki Lauda y James Hunt o “La Batalla de los Sexos”, nos llega de nuevo otra cinta con el tenis como hilo conductor dirigida por el sueco Janus Metz Pedersen y protagonizada por Sverrir Gudnason y Shia LaBeouf encarnando a Borg y McEnroe respectivamente.

A los neófitos del tenis les digo que la cinta merece destacarla precisamente por su sencillez a la hora de contarnos la historia de ambos tenistas centrándose más en el aspecto humano de ambos y en sus respectivas historias hasta llegar a la cumbre. Lo cual quiere decir que no vamos a perdernos en términos ni nomenclaturas desconocidas ni vamos a asistir a la recreación de eternos partidos de tenis durante todo el metraje, ya que la mayor parte de la trama transcurre poniendo al espectador en antecedentes y describiéndonos las duras personalidades de ambos tenistas y las diferencias entre uno y otro hasta comprender por qué esta rivalidad hizo historia en el mundo del deporte.

Por un lado tenemos a Borg: sueco, frío como un témpano de hielo, irracionalmente metódico, supersticioso y que no deja aflorar una sola emoción. Del otro, McEnroe: temperamental, pasional, deslenguado y maleducado. Míticas eran sus disputas con los árbitros, con el público y sus broncas con los periodistas, y sus enfados le llevaban a veces hasta a destrozar su raqueta contra el suelo de la pista en pleno partido.

Extrapolando ambas personalidades al contexto de la historia ya os podéis imaginar a quién idolatraba el público y la prensa deportiva, ¿no?

borg mcenroe

Con una narración sencilla donde poco a poco se nos va desgranando la infancia y los duros inicios de ambos en el mundo del tenis, y con una realización que acompaña a ésta ofreciéndonos una trama casi lineal con algunos flashbacks nada pretenciosos que sirven para explicar mejor al espectador el porqué de los comportamientos de uno y otro, la cinta se hace amena incluso para los poco entendidos en tenis y la recreación de la final de Wimbledon en 1980 culmina a la perfección una cinta donde, insisto, el reflejo de los caracteres de ambos tenistas y el buen hacer del director por transmitir esta diferencia al espectador y que asista, de este modo, a comprender por qué los duelos entre ambos eran algo más que un partido de tenis convierte a Borg McEnroe en una cinta que, probablemente, aguante poco en nuestras carteleras pero que, sin lugar a dudas, entretiene y nos desempolva un capítulo del deporte mundial algo infravalorado.

Tal y como se cita el inicio del film “el tenis usa el lenguaje de la vida: avance, servicio, falta, ruptura, amor... cada partido es una vida en miniatura”, y esta vida en miniatura y toda la pasión con la que merece ser vivida con sus desengaños y sus idilios es la mejor manera de acercarse a esta cinta.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *