LADY BIRD de Greta Gerwig

LADY BIRD CARTEL

LADY BIRD de Greta Gerwig

Hablemos del gran paso. Hablemos de una adolescente en su último año de instituto, capaz, o no, de tomar decisiones por cuenta propia y con una naturaleza rebelde y artística. Hablemos de cómo esa adolescente se convierte en una persona adulta, descubriendo, en el camino de esa transformación, el amor, las verdaderas amistades, el calor de la familia, la dificultad de pertenecer a una clase social media y la valentía o cabezonería para conseguir sus propósitos. Hablemos de algo que, a pesar de haberlo visto incontables veces, de que nos lo hayan contado desde diferentes perspectivas y personajes, parezca nuevo. Como Lady Bird. Hablemos de Lady Bird.

Dirigida y escrita por la creadora de Frances Ha, Greta Gerwig, narra la historia de una adolescente en su último año de instituto, su vocación artística hace que quiera huir de Sacramento, buscando así, una universidad en la que pueda realizar sus sueños. Christine, sumergida en un periodo de su vida en el que solo encuentra pena o tregua, se otorga el nombre de Lady Bird, un nombre dado por ella y para ella, primer paso  para empezar la revolución.

Hija menor de una familia de clase media, durante su “levantamiento” descubrirá o, más bien, se hará consciente, de los problemas económicos a los que deben enfrentarse sus padres y toda familia media en los Estados Unidos.

LADY BIRD

Gerwig escribe un guion imponentemente natural, irónico y vivo, donando a madre e hija, interpretadas por Laurie Metcalf y Saoirse Ronan respectivamente, todo el peso de la cinta. Dos personajes tan diferentes y similares a la vez, como sucede con las madres e hijas la mayoría de las veces, con tantísima fuerza, que son capaces de llevar de un modo fresco y con ritmo, un material habitual e incluso tradicionalista en los guiones de Hollywood.

El film tiene grandes trazos autobiográficos y a pesar de estar catalogado como cine independiente, consigue, con una técnica sencilla y modesta, volver a enviarnos de una patada a aquella época donde nos descubríamos a nosotros mismos, donde los padres eran siempre un estorbo y las únicas decisiones y opiniones validas y verdaderas eran las nuestras. Cuantísimas adolescentes agradecerán que Gerwig transmita tantísimo en tan solo hora y media. Tantas como madres desesperadas por el comportamiento de sus hijas tenderán las manos a esas despiadadas rebeldes después de sentirse tan identificadas con el personaje de Laurie Metcalf.

Ganadora del Globo de Oro a Mejor Película-Comedia o Musical y galardonada en repetidas ocasiones por la crítica, Lady Bird espera ansiosa poder abrir sus alas, como de la adolescencia a la madurez, en la próxima ceremonia de los Oscar, donde, estoy segura, Greta Gerwig marcará un antes y un después en la producción y dirección de cine, donde las mujeres son y seguirán siendo más que una cara bonita que actúa.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Maia Roig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *