MOLLY’S GAME de Aaron Sorkin

mollys game

MOLLY'S GAME de Aaron Sorkin

ENTRE EL FULL Y EL ALL-IN

En el póker el all-in es un recurso excepcional en el cual arriesgas todo y cuya fuerza intimidatoria no se puede comparar con la de otras jugadas pero con la que pones en riesgo la totalidad de todas tus fichas...

Molly's Game comienza cargada de adrenalina con la voz en off de una Jessica Chastain más exuberante que nunca poniéndonos en antecedentes y haciéndonos un resumen de su vida que nos llevará de viaje entre el pasado y el presente de la ex-esquiadora relatándonos los hechos por los que está siendo investigada por el FBI mientras construye su estrategia y defensa con su abogado, un Idris Elba más paternalista que nunca cuyo duelo actoral con Chastain ya merece la pena pagar el precio de la entrada de cine.

La vida de Molly Bloom, conocida como La Princesa del Póker es desgranada por su director Aaron Sorkin siguiendo el estilo casi esquizofrénico de David Fincher y del mejor Guy Ritchie (el de “Snatch” o “Rockanrolla”) acompañado de unos diálogos magníficos que reflejan la perspicacia e inteligencia de una mujer que ya era millonaria con 21 años y que, como he citado al inicio, jugó al all-in en demasiados momentos arriesgando todo lo que poseía hasta perderlo.

 Sorkin imprime ritmo y nervio en la primera mitad del film pero conforme va avanzando se va desinflando debido a la gran cantidad de términos de póker que inundan la trama y que, para los nada entendidos en la materia entre los que me incluyo, llegan a hacerte desconectar en algún momento. Esta terminología diabólica de fulls, pókers, deeps runs, flops y demás junto con los parones en el ritmo cada vez que asistimos a los interrogatorios entre abogado y acusada terminan por romper el trepidante ritmo previo de la cinta que, junto a un metraje excesivo llega a oxidar al espectador hacia el final del film.

molly's game

Por lo demás la película es brillante, un reparto encabezado por la colosal Jessica Chastain, la cual nunca deja de sorprenderme y de la que sigo afirmando que aún no ha tocado techo y que su mejor actuación (y eso que ya lleva varias) todavía está por llegar. A su lado encontramos a un Idris Elba perfecto en su papel de abogado consagrado que termina accediendo a defender a la acusada pese a sus reticencias iniciales y un Kevin Costner como actor de reparto cuyas intervenciones siguen siendo magistrales.

Es imposible no recordar El Caso Sloane al ver Molly's Game ya que ambas tienen un estilo y forma en común pero, si debo elegir, me quedo con la primera sin dudarlo. En Molly's Game no encontramos un giro de guión final pero es una película que vale la pena ver por disfrutar de la interpretación de su protagonista y por dejarnos llevar por ese planteamiento adrenalítico de Sorkin plagado de flashbacks y repleto de brillante ironía y sutileza al adaptar las memorias de Molly Bloom en forma de magistral guión.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *