THE DISASTER ARTIST de James Franco

THE DISASTER ARTIST de James Franco

Pongámonos en situación. En el año 2003 se estrenaba en Estados Unidos una película con 6 millones de dólares de presupuesto, dirigida, producida, escrita y protagonizada por una misma persona; Tommy Wiseau, un esperpéntico artista que había sido rechazado como actor por toda la ciudad de Los Ángeles y que tenía, y quizá siga teniendo, una visión extravagante del cine y su producción.

The Room estuvo en cartelera durante varias semanas y obtuvo unos beneficios de a penas 1800 dólares. Mal entendida por el público, dado que el drama se convirtió en una comedia negra que desataba miles de carcajadas, para unos pasó a ser la peor película de la historia, mientras que otros la consideran una película de culto. Mala de manera única, narcisista y sobreactuada, nada de los aspectos analizables cinematográficamente, técnica y narrativa, destacan más allá de una producción amateur con un presupuesto abismal y una acogida final brillantemente inesperada.

James Franco, dirige, produce y protagoniza, como en su momento hizo Wiseau, pero con mucho más talento, The Disaster Artist, aprovechando el tirón que sigue teniendo la película de 2003, apoderándose del estrafalario personaje que la llevó a cabo y homenajeando la obra que resultó ser un diamante en bruto.

La cinta ha conseguido varios galardones y, a falta de conocer aún los candidatos a Los Oscar, se ha hecho con la Concha De Oro en el Festival de San Sebastián y el Globo de Oro al Mejor Actor de Comedia. Franco ha convertido la producción de The Room en una comedia seria, sin faltar al respeto a su creador, sus secuaces y su esencia.

the disaster artist

El guión, una adaptación del libro escrito por Greg Sestero, co-protagonista de la película de Wiseau y mejor amigo del director en la vida real, no hace grandes alardes respecto a la técnica narrativa, ni giros inesperados, ni siquiera saltos temporales, es lineal, sin grandes emociones ni alteraciones, pero refleja una admiración y fidelidad a la historia real que nada de lo anterior es reprochable.

Mención especial a Dave Franco que aún actuando a la sombra de su hermano representa un papel sublime, punto de apoyo en todo momento del protagonista del film y cuya existencia, tanto en la película como en la vida real, es de vital importancia en la vida de Tommy Wiseau y The Room.

The Disaster Artist es James Franco, el trabajo interpretativo que lleva a cabo es merecedor de Oscar, la holgura que transmite en el papel de Wiseau es incluso tranquilizadora y su comodidad tras las cámaras como director es fabulosa.

The Disaster Artist es la prueba latente de que de lo horrorosamente malo puede nacer una obra realmente graciosa, beneficiosa y respetuosa.

The Disaster Artist intenta que entendamos el carácter de Wiseau a través de Franco y nos demuestra, una vez más, que lo malo, lo feo, lo desagradable también tiene una puntada de belleza, utilidad y magnificencia.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Maia Roig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *