EL GRAN SHOWMAN de Michael Gracey

El Gran Showman

EL GRAN SHOWMAN [ The Greatest Showman] de Michael Gracey

TIEMPO DE SUEÑOS

Para mí se trata de un ritual: entrar en la sala, acomodarte en tu butaca, sentir las imágenes que golpean desde el inicio tus retinas y olvidarte de lo que hay a tu alrededor. Todo ésto es lo que consigue precisamente El Gran Showman, que todo aquel que esté en la sala se sienta parte de los números musicales, de las acrobacias y de las coreografías que se despliegan en la pantalla desde el comienzo.

Con dos temazos que despuntan sobre el resto “The Greatest Show” y “This is Me” (interpretada por la actriz de musicales Keala Settle y que muy merecidamente le ha valido para alzarse con el Globo de Oro a Mejor Canción), este musical narra la historia del showman y empresario circense americano Phineas Taylor Barnum cuya historia real no se corresponde demasiado con lo que muestra la película que, a modo de cuento Disney, nos vende la consecución del gran sueño de un niño pobre que ansiaba hacer un gran show repleto de magia y grandeza con el que triunfar.

Centrándome ya en la cinta de Michael Gracey, lo cierto es que lo mejor de ella son las actuaciones musicales y la espectacularidad de los planos, en los que predomina el color, donde el director aprueba con nota al recurrir a mucho plano subjetivo que introduce al espectador en la acción. Sin embargo, falla en la narración de la historia y en no profundizar en los personajes secundarios que conforman el “circo de rarezas” de Barnum.

Lo que más me sorprendió es el inoportuno y desacertado uso de la elipsis temporal en un determinado momento de la trama en el que Gracey, para mí, falla estrepitosamente al igual que lo hace al no mostrarnos nada más allá de la figura de Barnum, convirtiendo de este modo a la cinta en un discurso meramente subjetivo focalizado en el showman, revelando sólo breves pinceladas de su familia y de sus compañeros de espectáculo, cuando quizás nos gustaría conocer también, aunque sea un poquito, el otro lado de la historia: el de esas personas tachadas como monstruos por la sociedad de las que Barnum se sirvió para enriquecerse.

Pero como he dicho antes, El Gran Showman está concebida como una peli para toda la familia, como si de un cuento de Disney se tratara, en la que prima el espectáculo musical y el positivismo sobre todas las cosas y en la que sólo se atisba algo de crítica social con el tratamiento despectivo que la alta sociedad da al propio Barnum, pese a haber triunfado como empresario, sólo por tener un origen humilde. Este clasismo también se pone de manifiesto con la historia de amor protagonizada entre el socio adinerado de Barnum, que es encarnado por Zac Efron, y una de las integrantes del circo interpretada por Zendaya. Su romance será mal visto por los padres de él al verle involucrado con una “vulgar” artista circense.

El Gran Showman

Respecto a la interpretaciones, un colosal Hugh Jackman vuelve a convertirse en amo y señor de la pantalla demostrando como hiciera ya en “Los Miserables” sus grandes dotes como cantante y regalándonos de nuevo todo ese carisma interpretativo que posee con el que es imposible no empatizar. Zac Efron se mueve con soltura en un género como éste que domina con sobresaliente, pero no termina de convencer a nivel interpretativo. Pero sobre todo la que no destaca de ninguna de las maneras y parece fuera de lugar es Michelle Williams, cuyo papel reducido a mera consorte de Jackman me dejó bastante sorprendida ya que es una actriz de sobra conocida por sus grandes interpretaciones en películas más cercanas al género independiente como la reciente “Manchester by the sea” y que, desde luego, no encaja para nada dentro de una película de este tipo.

En definitiva El Gran Showman es un musical que hará las delicias para los amantes del género pero que si la comparamos con otros grandes musicales como “Moulin Rouge” o “La La Land” sentimos que le falta alma y que está desprovista de un “no sabemos muy bien qué” que quizás podríamos definir como “chispa” que nos deja una sensación demasiado agridulce al terminar Si simplemente lo que buscáis es dejaros llevar, disfrutar del colorido vestuario, de las luces, de las canciones y del espectáculo que siempre garantiza un musical ya sabéis... “this is the greatest show”.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *