COCO de Lee Unkrich y Adrián Molina

COCO de Lee Unkrich y Adrián Molina

EL PODER DE LOS RECUERDOS

Es de sobra conocido que Disney y Pixar han sido y son la mayor fábrica de sueños para niños y adultos. A lo largo de nuestra vida hemos crecido con sus películas, hemos soñado con ellas y sus personajes y las hemos visto con nuestras familias decenas de veces.

Con el paso de los años, el avance de la animación y la fusión de estos dos gigantes, soñar es casi una obligación dentro de la sala de cine y Coco nos transporta al mágico y colorido mundo de la tradición y folklore mexicano. Con la música como hilo conductor excepcional y maravilloso, ésta es una historia cargada de amor y ternura que toca la fibra sensible de los adultos a la vez que sumerge a los pequeños en esta travesía entre el tránsito de las almas de la vida a la muerte.

Enfocada al público infantil, como toda película de Disney que se precie, lo cierto es que la tradicional celebración mexicana del Día de Muertos  puede resultar algo compleja para los niños pero no así para los adultos que a lo largo de la película disfrutamos sumergiéndonos de lleno en las referencias y guiños a los grandes artistas mexicanos, en la cultura popular de todo un pueblo tan rico y en lo ancestral de esta fiesta cuyo origen data de los antiguos pueblos indígenas mesoamericanos previos a la llegada de los “evangelizadores” cristianos.

coco

Centrándonos de lleno en la película, Coco es un deleite para los sentidos en toda regla: la majestuosa paleta de colores que se despliega gracias al rico folklore mexicano es una unión abrumadoramente perfecta para que con el poder de la animación actual luzca en todo su esplendor. A esta vistosidad que parece inspirada en un cuadro de Diego Rivera, hay que sumarle la música que es elemento vital y, como he citado al comienzo, el hilo conductor en toda esta historia. Con canciones de Marco Antonio Solís y otros grandes artistas mexicanos que ponen voz a los personajes como Gael García Bernal, Angélica Valle, Diego Rivera y Natalia Lafourcade, Coco es la deuda saldada a un pueblo con tanto que ofrecernos y con ese gran poder inspirador que tiene gracias a sus ricas tradiciones. Un canto de amor a la cultura popular, al arte, al recuerdo de nuestras grandes y maravillosas abuelas que seguro siguen cuidándonos y protegiéndonos allá donde estén aunque aquí las echemos tantísimo de menos. Un canto de amor a la música y a su todopoderoso poder, a la persecución de nuestros propios sueños y a unión de la familia.

En definitiva, Coco es un homenaje a México, a su místico folklore, a la tradición popular preservada y transmitida de generación en generación desde hace siglos, a los pueblos indígenas, al gran papel de las abuelas dentro de la familia y al respeto de su palabra. A la gastronomía, a la música de todo un pueblo criado entre rancheras, a Frida Kahlo, al amor, al desamor, a la vida... y a la muerte.

Una película para disfrutar y añorar a partes iguales.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *