ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS de Kenneth Branagh

Asesinato en el Orient Express

ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS de Kenneth Branagh

“USTEDES MIENTEN Y SOLO HAY DOS PERSONAS QUE LO SABEN: SU DIOS Y HÉRCULES POIROT”

El bigote más famoso de la justicia regresa en esta nueva adaptación de la famosísima novela de Agatha Christie de la mano de Kenneth Branagh que encarna al elegante, famoso y un tanto excéntrico detective Hércules Poirot y dirige además este actualizado remake de Asesinato en el Orient Express.

¿Qué novedades encontramos respecto a su antecesora de 1974 dirigida por Sidney Lumet? Básicamente el cambio en el estilo del bigote del protagonista, el palpable estilo british que impregna la cinta y los efectos especiales, los cuales convierten la cinta en un más que apetecible viaje a bordo del mítico tren con el que disfrutar de los paisajes del trayecto.

Al igual que hiciera Lumet subiendo a las estrellas del Hollywood de la época al lujoso tren nocturno (Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sean Connery, Martin Balsam, y un largo etc.) Branagh hace lo propio con Michelle Pfeiffer, Willem Dafoe, Judi Dench, Penélope Cruz, Johnny Depp y otro largo etc.).

Es quizás este imponente reparto el que hace decantarse al público por el Orient Express aunque, todo sea dicho, quizás fuera innecesaria una nueva adaptación de la archiconocida novela de intriga y misterio excepto por la aparición de alguna que otra escena de acción (que se agradece y mucho) dentro de una puesta en escena casi teatral en su mayoría, y por las espectaculares imágenes de los paisajes que envuelven la travesía del tren y que aportan ese aire moderno, actual e imponente al film. Estas dos excepciones son las más destacables de la nueva versión.

Asesinato en el Orient Express

Obviando toda la trama para no desvelaros ningún dato sobre el resultado final de la historia me gustaría destacar además de la fotografía, el vestuario de los personajes y el atrezzo, ya que reflejan a la perfección ese aire señorial de los lujosos y elegantes vagones al igual que el de sus distinguidos (algunos más que otros) pasajeros.

En definitiva, un hábil Kenneth Branagh sale indemne de este reto al saber narrar la historia original haciendo un planteamiento muy visual y atractivo, adaptado a los tiempos tecnológicos en los que vivimos, donde la espectacularidad de la puesta en escena es a veces igual o incluso más importante a la propia narración del film.

Comprad un billete para el Orient Express y dejaros llevar de la mano del detective Poirot en busca del asesino que se esconde a bordo del mítico tren.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *