ORO de Agustín Díaz Yanes

ORO

ORO de Agustín Díaz Yanes

EL ORO DEL DESENCANTO

Casi diez años después de su última película “Sólo quiero caminar”, Agustín Díaz Yanes regresa a la gran pantalla con ORO adaptación del relato de Arturo Pérez-Reverte, una superproducción española con un reparto de excepción plagado de rostros conocidos de nuestro cine que, por este motivo, hará las delicias de los seguidores del cine patrio.

La historia narrada pertenece a uno de los capítulos más turbios de nuestro país: el de las expediciones a lo que se conocía como “las Indias” en busca de riquezas y fama que garantizara una buena vida de vuelta a España, todo ello también bajo el pretexto de evangelizar salvajes indios en nombre de Dios. Historia de nuestro país incuestionable en su grandeza de Imperio hasta hace relativamente poco tiempo pero que, con el paso de los años son más las voces que discrepamos con este oscuro capítulo de colonización plagado de crímenes y masacres donde los “buenos” soldados del Imperio Español, en nombre del monarca de marras que reinara, se pasó a cuchillo a tres civilizaciones enteras para quedarse con su territorio, sus riquezas, violar a las nativas, matar niños, esclavizar y ridiculizar sus creencias y a sus Dioses. Todo ello también en nombre de Dios, el Dios cristiano por supuesto, el bueno.

Todo este resumen del colonialismo español se refleja bastante bien en la cinta que muestra por un lado a soldados sin escrúpulos que, cegados por la codicia del oro prometido traicionan, asesinan y se amotinan entre ellos con tal de tocar a una mayor cantidad de oro por cabeza. Por el otro lado estaban los pobres diablos que veían en estas hazañas en territorio salvaje e indómito una oportunidad para conseguir fama y fortuna y ser recompensados por el Rey a su regreso para vivir una vida alejada de la miseria que hasta ahora era lo único que conocían. Soldados que se alistaban en cualquier guerra que hubiera (no eran pocas en esa época) y que pasaban lustros sin ver a sus familias porque la guerra era su único modo de vida y su única oportunidad para subsistir.

ORO

Este desencanto real plagado de historias de miseria que envuelve la verdadera historia de la conquista de América se evidencia perfectamente en el relato de ORO. Con un reparto compuesto por innumerables rostros de nuestro cine: José Coronado, Raúl Arévalo, Óscar Jaenada, Bárbara Lennie, Juan Diego, Anna Castilo, Luis Callejo, Juan José Ballesta y un largo etcétera, podría decir que no hay un protagonista clave en la cinta sino que más bien es un reparto coral en el que varios de los personajes protagonistas tienen asignada la misma importancia en el largometraje, lo cual juega en contra de la evolución narrativa de los personajes ya que no pueden progresar individualmente. Algo así ocurrió con “1808: Los últimos de Filipinas”, película con la que ORO comparte bastantes aspectos generales.

Adentrándonos en los aspectos técnicos la cinta, rodada mayoritariamente en Canarias, destaca por la sublime fotografía a cargo de Paco Femenía y la música de Javier Limón, ambas nos regalan secuencias de una incuestionable belleza que son un regalo para los que amamos el cine. Técnicamente la realización se caracteriza por mucho plano estático que a veces por su composición, y sobre todo por su fotografía, sientes estar contemplando un cuadro de Goya o Velázquez en la gran pantalla.

Respecto a la trama de la cinta no tengo tan buenas sensaciones ya que ORO es una película irregular que gana por supuesto en las escenas de gran tensión pero que la sensación global que transmite al espectador es que está encorsetada muchas veces en diálogos previsibles y hechos aún más previsibles que no aportan nada que no se imagine el espectador. A veces no es necesario ver algo para saber que está ocurriendo ni se necesitan diálogos que corroboren lo que acabamos de ver en pantalla.

En definitiva, si queréis gozar de una película con un gran plantel, fotografía y música no dudéis en acudir al cine pero hacedlo empatizando con los personajes, intentando entender las motivaciones de la época y de aquellos soldados de familias pobres en su mayoría que luchaban en nombre de un Imperio y arriesgaban su vida a cambio de algo de riqueza extranjera que les hiciera abandonar, por fin, una vida plagada de penurias.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Murcia

Sandra Gonzálvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *