UNA MUJER FANTÁSTICA de Sebastián Lelio

UNA MUJER FANTÁSTICA de Sebastián Lelio

Cuando compartimos nuestra vida con alguien, sea un largo o corto periodo de tiempo, al final del camino, si es interrumpido repentinamente por la aparición de la muerte, siempre va a quedar la necesidad de despedirse de esa persona, tanto si te dio todo lo que necesitabas, como si te hizo el mayor daño que una persona puede hacerle a otra. Tenemos la necesidad de despedirnos, de decirle a nuestro ser querido que lo vamos a echar de menos, o de corroborar que la persona que nos ha roto no volverá a hacerlo. Por eso es “un derecho humano” despedirse de alguien, sobretodo si ha sido tu pareja durante sus últimos meses de vida. En el momento en el que te arrebatan ese derecho por tu identidad de género, estás obligado a luchar, a no darte por vencido, a alimentarte del dolor del duelo para plantarle cara a la transfobia de una familia retrógrada, de una sociedad que, lejos de ayudarte, te juzgará por lo que pone en tu carnet de identidad, pensará lo peor de ti, e intentará sacar lo peor de ti.

Sebastián Lelio, director de Gloria, que consiguió ser galardonada en los Festivales de San Sebastián y Berlín y nominada en los Premios Goya a mejor película hispanoamericana, vuelve con Una Mujer Fantástica, dando forma y vida a los problemas descritos anteriormente.

Marina y Orlando están enamorados y a pesar de la diferencia de edad quieren construir un futuro juntos, pero sus planes se ven frustrados por la repentina muerte de Orlando a causa de un aneurisma. Marina tendrá que afrontar la muerte de su pareja al mismo tiempo que tendrá que enfrentarse a las sospechas infundadas de la policía y a una ex-mujer e hijo del difunto demasiado intolerantes y egoístas para ver más allá de su propio dolor.

una mujer fantástica

Lelio consigue, a través de la gran actuación de Daniela Vargas, dar visibilidad a un colectivo casi olvidado, el cual sigue luchando por unos derechos tan simples como vivir acorde con lo que son; personas, con lo que sienten y con lo que se identifican. Vargas consigue ponerse a las espaldas todo el peso de la película, haciendo un papel de contención, sufriendo arrebatos en su intimidad, mientras nadie la ve y siempre con una elegancia admirable, pocos de nosotros daríamos puñetazos sin mover los pies del suelo por la inercia de nuestra propia fuerza.

Acompañada por un estilo de grabación que consigue que nos sintamos meros fisgones en escenas de suma importancia sentimental y emotiva, planos que nos tienden la mano a entrar en el relato y angulaciones de cámara que nos hacen cómplices del dolor y vergüenza de Marina, apretaremos los puños junto a ella mientras lucha contra el viento, literal y figuradamente. Una iluminación contrastada  y clara en la mayoría de la película nos dará una percepción real de los sentimientos de Marina, mientras que las noches de discoteca nos darán una inspiración de confusión y merma del personaje, el cual resurgirá cual ave fénix, con más fuerza de la que tenía para poder despedirse de su amado.

Una Mujer Fantástica es un homenaje a todas las mujeres que tienen que pasar día a día por las penurias a las que les obliga una sociedad retrógrada, misógina y enferma de una fobia radical a todo lo que no sea heterosexual y blanco. Pero como Marina, resurgirán de sus cenizas con más fuerza que nunca, porque el odio de lo rancio retroalimenta la energía de la renovación.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Maia Roig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *