JACQUES [L’odyssée] de Jérôme Salle

jacques

Un Jacques (Cousteau) nunca visto.

Para aquellos con ganas de ver todos los azules del mundo, esta es La Película. Con una fotografía excelente y un montaje impecable sobre la grandeza de las pequeñas cosas.

Jérôme Salle contrapone la belleza del mundo exterior con el a veces turbio interior de las personas. Para ello cuenta con Lambert Wilson, un Jacques Cousteau vanidoso, infiel y quizás un poco hipócrita a veces; igualmente su mujer, una magnífica Audrey Tautou, que le es columna vertebral pese a todo; y el hijo pródigo (Pierre Niney), tantas veces voz de la consciencia. También el Calypso, quien es alma para el cuerpo de Jaques y su familia. El mar como personaje merecería un capítulo aparte: la belleza.

jacques

La banda sonora es un acierto en toda regla, pues existe una simbiosis entre la música y la imagen tan fuerte que las dos cosas son una sola. Aún así, el tempo de la cinta a veces no camina solo, pese a ir sustentado de un encanto que “intenta” frenar la caída: la acción se ve truncada en un momento de pureza absolutamente llena de luz por una oscura madurez que irrumpe demasiado fuerte, demasiado brusca. En un tercer gran momento una expedición a la Antártida retoma la luz y la película cambia otra vez de tono, que de nuevo se ve mutilado por un final que (por desgracia) ya se venía anunciando desde el principio.

Aún así, la moral que se desprende en un mundo olvidado del medio ambiente ateo frente el cambio climático, es síntoma de buena salud pues uno espera que del cuento (o no tan cuento) aprovechen la moraleja todos aquellos que quieren que el mar siga siendo mar y la tierra, tierra.

La belleza de los azules hecha película.

La puedes ver en...

Valencia

Madrid

Barcelona

Laia Güell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *