CHAVELA de Catherine Gund y Daresha Kyi (2017)

Chavela

“Es más importante saber donde vas y no de donde vienes” Chavela Vargas-1991

Con esta mujer como protagonista de su propia vida, veo un mero accesorio su presentación. La dama del poncho rojo, La Chamana. Isabel Vargas Lizano. La voz rota, el alma quebrada, la soledad hecha canción. Y es que la tristeza y el desamparo acompañaron a la artista desde bien pequeña, sin el amor de unos padres que la escondían cuando había visita por su comportamiento hombruno y rebelde, una falta tan severa de cariño hizo que la cantante de origen puertorriqueño creciera en un ambiente frío y ella misma se convirtió en una persona sentimentalmente impasible.

Alcanzó la madurez entre cabarets y salas de espectáculo que se llenaban por verla desgarrar con su voz cada palabra que salía de sus alcoholizadas cuerdas vocales. Aunque llegó a estar vetada por sus problemas con la bebida y sus aventuras amorosas con las mujeres y novias de políticos, artistas y dueños de locales y teatros, su reaparición en los escenarios 20 años después de tomarse un descanso, fue, de algún modo, su vuelta a la vida. Chavela alcanzó la fama mundial a partir de los años 90, después de actuar en la Sala Caracol de Madrid.


Chavela

El documental, dirigido por Catherine Gund y Daresha Kyi narra a través de fotografías y videos inéditos y entrevistas a la cantante, las aventuras, desventuras, éxitos y fracasos de la intérprete. Desde su nacimiento en Puerto Rico en 1919, hasta su muerte en 2012, repasando más de 8 décadas de carrera, con testimonios de amistades y antiguas parejas y pretendientes.

La dirección de la cinta ha dado especial importancia en el guión a dos aspectos fundamentales de la vida de Vargas. La lucha por hacerse hueco en un mundo predominado por hombres en una de las sociedades más machistas de América del Sur, creándose un perfil de seductora nata y un carácter masculino, “la más macha entre los machos”, y su condición sexual, la cual nunca escondió, dando a todo un movimiento de mujeres la esperanza y valentía para luchar por sus libertades y sentimientos.

La emotividad y emoción que desprende el documental biográfico van ligados a la soledad y la tristeza que rodeaba la vida de Chavela, haciendo participe al espectador, consiguiendo que en cada canción un vacío existencial cubra el alma de todo aquel que esté frente a la pantalla, logrando que la piel se erice con el roce de su quebrada y herida voz, sufriendo por los abusos autodestructivos de los que debía librarse para seguir viviendo y conmoviéndose mientras parece que compartamos con ella su renacimiento, su supervivencia a la pesadumbre más absoluta. Porque ya nos había quedado claro, pero, “ME LLAMO CHAVELA VARGAS, QUE NO SE LES OLVIDE”.

WorldPride

La puedes ver en...

MADRID

BARCELONA

VALENCIA

Maia Roig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *