SMOKING CLUB (129 NORMAS)de Alberto Utrera (2017)

SMOKINGCLUB

Un nuevo director aparece en nuestro panorama nacional. Él es Alberto Utrera, que estrena su primer largometraje, Smoking Club (129 normas).

La trama se estructura en 5 historias paralelas que ocurren dentro de un club de fumadores de cannabis que abre nuestro protagonista Óscar (Rodrigo Poisón), junto a su amigo de la universidad Danny (Jimmy Castro), después de sufrir una crisis existencial y dejar su trabajo de funcionario y a su pareja. Este local se rige bajo una única norma básica: “el club es un espacio de libertad”, que para que se cumpla queda respaldada por otras 128 normas que Óscar va añadiendo poco a poco.

Todas las historias que se van sucediendo una a una mediante flashbacks, y apoyadas por monólogos de Óscar, colisionan al final de la película, en un final inesperado y que implica a todos los personajes.

Cada una de las historias tratan un tema distinto, que no resulta indiferente a nadie, como puede ser el aprovechar (o desaprovechar) las oportunidades, el miedo a la soledad o la importancia de caer bien a todo el mundo.Como hemos dicho, toda la acción sucede en una misma localización, un club de fumadores, que además se encuentra en Madrid. Y además, la acción sucede en cuestión de media hora, lo que hace que la película sea muy fácil de seguir.

Smoking Club

Pero quizás lo verdaderamente interesante de esta película que ha sido reproducida en el Festival de Málaga en la sección de estrenos especiales, es que es una película de bajo presupuesto, rodada en 9 días, y producida por una productora que, como Alberto Utrera, acaba de empezar su camino (MoA). La idea surge de un grupo de compañeros que tras haber asistido al curso de tres disciplinas para guionistas, actores y directores de la Central de Cine de Madrid se proponen poner en marcha este proyecto, que surge casi de la improvisación de todo el equipo y que sale adelante con las ganas y la ilusión de todos los que ponen su granito de arena.

En esto también ha tenido mucho que ver el reparto de la película, que mezcla actores consagrados que muchos de nosotros ya conocemos, con caras nuevas, y con actores de teatro off, como Natalia Mateo, Silvia Vacas, Edu Díaz o Álvaro Lafora.

Puede que el guion sea tan sencillo que nos deje una sensación de que la película es un poco floja. Es verdad que el que toda la historia suceda en una sola localización y en tan solo media hora limite un poco el poder del suspense, de la tensión y del qué pasará, pero es una película que debe ser vista por la moral, la ilusión y la confianza que han depositado todo su equipo en ella, y que merece todo nuestro apoyo sólo por la valentía de decidir emprender un proyecto grande y sacarlo adelante con tan pocos recursos.

Andrea Sánchez Noguera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *